Entradas

El metro de Copenhague nos saca una sonrisa con su última campaña publicitaria.

El metro es una bonita caja de sorpresas. Transporte público con más de cien años de antiguedad, por ejemplo el de Madrid este año cumple 100, y que pocas personas no lo habrán «tomado» alguna vez. En muchas ciudades europeas y de otros continentes, el metro es como un monumento más que no puedes dejar de visitar, pero lo que es innegable es lo variopinto que puede llegar a ser.

En el metro se cuelan carteristas, gente que no respeta al de enfrente, agresiones, mezcla de olores corporales, apretones y roces, gente trasnochada, y así podríamos seguir la lista hasta con más de 100 variedades. Y todo ello entre gente normal que lo único que quiere es moverse de un sitio a otro.

Y en esto mismo habrán pensado desde el metro de Copenhague para publicitar y comunicar su última campaña, en la que con mucho humor, muestran escenas tan cotidianas de un metro, que podría ser el de cualquier ciudad. Eso sí, Copenhague te vende que pese a la situación nada agradable, por lo menos ellos hacen que el trayecto sea lo mas corto posible, ofreciendo una velocidad elevada en su transporte y reduciendo así los tiempos entre cada estación.

Dos vídeos de la campaña que no tienen desperdicio. Y si no te ríes con ellos, es que quizás jamás has «tomado» el metro y no sabes de lo que te hablan: