J&B saca una edición limitada de 25 botellas tatuadas

Hay packagings que son verdaderas obras de arte, y a las pruebas nos remitimos. Con este trabajo J&B roza el límite de la creatividad y la originalidad, consiguiendo un producto totalmente novedoso e ingenioso.

Desde la conocida marca de whisky J&B han decidido sacar a la venta una limitada edición de botellas tatuadas a mano por el estudio parisino Le Sphinx. Fue un trabajo muy minucioso y que les llevó 20 horas por envase, pero a la vista del resultado, 20 horas muy bien trabajadas.

La historia de J&B se remonta a la segunda mitad del siglo XIX, justo el mismo período que el tatuaje comenzó a extenderse en Londres, gracias a los marineros de la Royal Navy que volvían tatuados de sus largos viajes. Esta tendencia finalmente llegaría a la clase alta británica cuando el príncipe Bertie (más tarde Eduardo VII) se tatuó por primera vez en 1862, para después extenderse por toda Gran Bretaña y Europa.

Es una pena que sea una edición limitada de tan pocas unidades, pero aquellos caprichosos de los exclusivo podrán adquirir su botella en París, en los establecimientos Publicis Drugstore y en L’éclaireur rue Herold, presentadas en una caja de madera serigrafiada en negro.

Trabajos como este nos demuestran día a día que la creatividad no tiene limites ni fronteras!!!