Grupo Leche Pascual renueva su identidad corporativa

Grupo Leche Pascual ha decidido dar una vuelta de tuerca a su identidad corporativa, y aprovechar la coyuntura para cambiar su naming.

Con el paso del tiempo, Grupo Leche Pascual  ha dejado de dedicarse en exclusiva a productos lácteos como en un inicio, y ha diversificado su gama de productos añadiendo otras categorías y conseguir así un mayor target de consumidores a nivel nacional e internacional. Suyas son marcas conocidas como Bezoya, Vive Soy o café Macay, y abarcando otros ámbitos de actuación dentro del grupo. Por ello han entendido que este era el momento de eliminar de la identidad la parte de «Grupo Leche» y añadir el nuevo naming «Calidad», pasando de ser Grupo Leche Pascual, a Calidad Pascual.

El nuevo naming seguirá acompañado con esa frase que tantos años llevamos escuchando: “Tú, nuestra razón de ser”, dando importancia y valía a todas las personas que rodean esta marca, tanto consumidores como empleados.

Es cierto, y se ve a la legua, que no es una evolución rompedora, y que mantiene muchos rasgos característicos y primarios de la marca. Es muy continuista, respeta la esencia, y pasa de una tipografía potente y mayúscula con fuerza a una tipografía redondeada y en minúsculas.

Nos cabe la duda de si la Agencia encargada de realizar dicho trabajo habrá tenido carta blanca para trabajar sobre la evolución, o habrán tenido que luchar cuerpo a cuerpo con un briefing muy poco evolutivo y con gente interna de Pascual que fueran reacios a dar un verdadero cambio a la marca.

Es innegable al primer golpe de vista, que con el cambio, pierde potencia. Con los colores tan planos y las minúsculas pierde ciertos rasgos que hasta ahora habían mantenido. Al colocar la palabra Pascual dentro de la forma geométrica roja (es una H simulada, la H de hermanos, de Hermanos Pascual), al ojo queda alineada a la izquierda por haberlo alineado al centro con el símbolo ® incluido. Las primeras sensaciones al ojo son como de tener cierta descompensación compositiva.

Apostamos a que la mano del cliente a limitado la evolución creativa, y seguro que desde la Agencia tenían otras propuestas mucho mas interesantes, pero que por miedo a perder clientes o desvirtuar la marca, las han dejado guardadas en un cajón (muy a pesar de la Agencia). Es cierto que la marca se va a seguir identificando por los consumidores, pero estamos seguros de que en un futuro cercano tendremos entre nosotros otra nueva evolución de la marca con otra composición gráfica mucho mas atractiva y compensada. Si la nueva que tenemos a día de hoy será un acierto o un fracaso, el tiempo nos lo dirá.