Aquarius rediseña por completo su marca y envases

El refresco “deportivo” Aquarius, perteneciente a la multinacional Coca-Cola, ha pasado por el taller de chapa y pintura para actualizar toda su imagen. En España recordamos su aparición al inicio de los años 90, pero más en especial en 1992 ya que fue la bebida oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona ´92. Con su nicho de mercado inicial en el aspecto deportivo, no le costó mucho conseguir su hueco también en el de refrescos, siendo alternativa a los gaseosos.

Este 2017 ha sido el año en el que la marca ha decidido modernizar su imagen, y cambiar toda la comunicación gráfica añadida a la misma. Desde Coca-Cola, justifican este importante cambio con el objetivo de “expandir la marca a nuevas ocasiones de consumo, modernizar la imagen, y atraer nuevos consumidores a la vez que se mantienen los actuales”.

Como es normal, todo cambio siempre busca reposicionar el producto, y vender, sobre todo vender más. Y para llegar a ello se marcan objetivos como “incrementar el atractivo y la intención de compra entre consumidores y no consumidores”, buscan que “se abra a nuevas ocasiones de consumo asociadas a nuevos momentos del día”, y la incursión de su nuevo claim “hidratación diaria” nos invita al consumo recurrente, independientemente del deporte que hagamos todos los días.

Hoy por ello, aquella bebida que tomaba “Cobi” en Barcelona ´92, se ha convertido en una bebida neutra al consumo, y basta con querer refrescarte con algo sin gas para tomarla, aunque no vengas de correr una maratón. ¿La veremos algún día combinada con bebidas espirituosas? El tiempo lo dirá…